ACTIVIDADES DISCIPLINARES

Como se juntan tantas personas en cada turno, se hace indispensable un orden que permita realizar todas las actividades planeadas y disfrutar durante todo el tiempo posible de ellas. La experiencia dice que sin cierto orden, el campamento como tal se disolvería en un amasijo de acciones inconexas y arbitrarias, que ni entretendrían, ni enseñarían, ni educarían con solidez y constancia. Dentro de este grupo de actividades, destacamos principalmente:

DIANA - SILENCIO

«¡Alabado sea Jesucristo! Atención, campamento: ¡Todo el mundo arriba!».

Estas son las primeras palabras que se escuchan por megafonía a las 8:00 de la mañana, seguidas de los primeros avisos del Jefe de Día y algo de música.

Los mandos, ya vestidos y aseados, ayudan a los acampados a vencer el frío y el sueño: el tiempo es muy precioso para dárselo a la pereza. En pocos minutos, desde los más diligentes a los más rezagados, han salido del saco, se han vestido y con la bolsa de aseo se dirigen a los servicios o a gimnasia según corresponda.

El cuerpo está descansado a pesar de la actividad del día anterior, y es que el toque de silencio se hace lo antes posible (aproximadamente a las 23:00 h.); a partir de entonces no se permiten conversaciones, para que todos puedan dormir convenientemente.

    Diana

ASEO - LIMPIEZA

La higiene es fundamental. A los acampados se les deja tiempo más que suficiente después de levantarse para asearse y después de cada comida para lavarse los dientes, y el “baño, ducha o manguerazo” después de los deportes, excursiones... siendo obligatorio, si las circunstancias meteorológicas lo permiten. Además, el limpísimo río Escabas y los juegos que allí realizamos invitan a frecuentarlo como una verdadera diversión.

Además de la higiene personal, los mandos también se ocupan de que el campamento se mantenga siempre limpio. Comenzando por las tiendas, que cada día se barren y ordenan en el tiempo de revista por los acampados ayudados por los jefes de grupo, como las diversas instalaciones: albergue, capilla, servicios, comedor, cocina... para lo que existen turnos de limpieza entre los mandos. La abundancia de agua que llega desde un manantial en exclusiva para el campamento, la instalación de los servicios y su limpieza diaria, y la entrega de los mandos hacen del campamento un modelo en este aspecto.

GIMNASIA

Gimnasia     «Mente sana en cuerpo sano».

Cada mañana se realizan una serie de ejercicios de calentamiento, preparando lo que va a ser un día lleno de actividad.

Además, los primeros juegos provocan las primeras carcajadas, y todos salen en perfectas condiciones físicas, a pesar de que alguno llegue más dormido que despierto.

FORMACIÓN

Ante la cruz que forma el mástil, y bajo las banderas de España, del Vaticano y de la Acción Católica, todos los acampados y mandos forman uniformados en la pista para izar por la mañana y arriar al atardecer en un acto lleno de simbolismo. Jefe de Campamento, Sacerdote, Jefe de día y Secretario dan los mensajes necesarios, se rezan las oraciones de la mañana y de la noche (según corresponda), y finalmente se canta el himno de Acción Católica.

Todos los movimientos típicos de una formación son ensayados con esfuerzo y paciencia hasta que los acampados aprenden a cubrirse, ponerse firmes, girar... y lo realizan todo al unísono.

Al acabar la formación, tras el “rompan filas” pronunciado en los labios del Jefe de día, el lema del campamento se oye como un alarido: «¡Siempre unidos!».

    Formación

REVISTA DE TIENDAS - CAMPEONATO POR ESCUADRAS

Revista     De todas las competiciones, la más importante es la revista de tiendas. Cada tienda forma una escuadra con un nombre, un jefe y un lema, e intentarán inmortalizarse como la mejor escuadra de su turno.

En la revista de tiendas que se hace a diario se puntúa: la limpieza exterior (alrededores) de la tienda, la limpieza interior de la tienda y la higiene de sus habitantes, la máxima o la consigna que corresponda en ese día, algunas oraciones importantes.

Así, trabajando en grupo, codo con codo, limpiando las tiendas, lavando los platos y cubiertos, haciendo la colada, repasando la máxima, la consigna o las oraciones, todos colaboran haciendo cada cual uso de sus talentos.

A estas puntuaciones de la revista se añadirán otras de los concursos de preguntas, revistas sorpresas, fuegos de campamento... De esta forma, tras una durísima y deportiva competencia, que llega a durar hasta el último día, se decide cuál ha sido la mejor escuadra.

CANTO

Al ritmo de las guitarras nos reunimos en el comedor o a la sombra de alguna arboleda para aprender y ensayar canciones, desde las que acompañan en la Santa Misa a las “típicas” de campamento. Se van afinando las voces y acoplando melodías hasta formar una sola voz (bueno, eso se intenta). Lo importante es que muchas de estas canciones no se olvidan y que tras la timidez inicial, la mayoría se divierte y lo hace lo mejor que puede.

La música tiene un papel fundamental en la educación y en el juego. Son muchas las ventajas que se obtienen desarrollando el sentido musical. Los niños disfrutan cantando y aprendiendo canciones, por eso el campamento está lleno de música.

COMIDAS

Si bien la comida, evidentemente, no es en sí un acto disciplinario, se hace necesario un cierto orden en ella en lo que se refiere a la distribución de las comidas y en la duración de las mismas (los padres saben mejor que nadie que cada niño o joven come de manera distinta a los otros). En un clima de alegría y relajación nos reunimos en el comedor para desayunar, comer, merendar y cenar. Todos aprovechamos para hablar con otros y el suave murmullo sólo se interrumpe por la llamada del mando encargado de servir para que se vayan acercando a las ventanas que hay entre cocina y comedor para repartir la comida ordenadamente.

En las mesas se hacen turnos para que sólo se levanten dos o tres a por el pan y el agua, y los mandos que sirven se preocupan de que todos los acampados coman algo de cada comida, ya sea carne, pescado, ensalada, fruta... y tanto como necesiten. Y es que una buena alimentación es fundamental, y eso incluye que sea variada.

Así desde la bendición, los acampados se alimentan adecuadamente y después de haberse comido todo se da la acción de gracias y se continúa con las actividades.

Comedor