ACTIVIDADES RELIGIOSAS

Lugar privilegiado merecen los actos religiosos. No podía ser de otra forma tratándose del Campamento de Católicos en Acción. En efecto, el fin principal del Campamento es acercar a los acampados a Cristo en un ambiente sano y entretenido.

Todos los días se canta en la formación el himno de Acción Católica, en cual decimos: «llevar almas de joven a Cristo, inyectar en los pechos la fe». Y porque no podemos olvidar esto, los actos religiosos forman el alma del Campamento, sin los cuales este Campamento no tendría ningún sentido, pues en Católicos en Acción sabemos muy bien que hay que «tener por perdido el día en que no se haya hecho oración».

SANTA MISA

Tras esta introducción, se comprende que la Santa misa sea el centro del día, el momento más importante. Por eso tiene un momento especial en el horario: a media mañana, cuando todo el Campamento tiene ya bien despierto el cuerpo (por el aseo, la gimnasia...) y el alma (por las reuniones de formación, la confesión...).

En la Santa misa participa activamente todo el Campamento. Unos leen las lecturas, otros ayudan al altar, otros dirigen los cantos, y muchas manos se levantan durante las preces para pedir por aquello que saben que es necesario: los padres y familiares, los necesitados, los enfermos, el Papa, las misiones, las vocaciones... nada se queda en el tintero.

   
Por motivos de capacidad, la Santa misa se celebra en el comedor, pues en la Capilla del Campamento no caben todos los acampados, monitores, cocineros... Pero la Capilla está durante todo el día abierta para que en cualquier momento pueda pasarse a ella y hacer un rato de visita al Santísimo.

ACTO EUCARÍSTICO

Al menos una vez en todo el Campamento, cada grupo tiene una cita con Cristo en el sagrario de la Capilla. Allí se dirigen los jefes de grupo con los correspondientes acampados, y se encuentran con el sacerdote o diácono, que les está esperando revestido de alba y estola para comenzar el acto eucarístico.

El clérigo les explicará por qué la Capilla es el lugar más importante del Campamento, les enseñará cómo se comporta un buen cristiano en este lugar y cómo se hace una visita, y después de estas breves explicaciones expondrá al Santísimo sobre el altar y tras un canto de adoración y las oraciones de la visita dejará unos instantes de silencio para que cada uno personalmente dirija su corazón hacia Dios en una breve oración.

IMPOSICIÓN DE ESCAPULARIOS

Escapularios     El sábado es un día dedicado especialmente a la Virgen María, Nuestra Buena Madre del Cielo. Esto también se nota en el Campamento. Así el sábado, el tema de formación será sobre la Virgen, por la noche se rezará el Rosario de Antorchas, y en la Santa Misa tendrá lugar la imposición de escapularios de la Virgen del Carmen.

El Escapulario de la Virgen del Carmen es una prenda del amor a María y de su especial protección para todo aquél que lo lleve puesto dignamente. Por su imposición pasamos a formar parte de la Cofradía de la Santísima Virgen María del Monte Carmelo, y se puede decir que es como un cartel con el que anunciamos que somos hijos de María.

Esta especial devoción mariana que presentara la misma Virgen María a san Simón Stock nos ayuda a vivir como verdaderos hijos de María, y trae consigo ciertos privilegios que la Virgen nos ofrece, como son la posibilidad de ganar indulgencias y la seguridad de salir del Purgatorio el sábado siguiente al día de nuestra muerte en caso de morir con él puesto.

ROSARIO DE ANTORCHAS

Como hemos dicho arriba, el sábado es un día dedicado a la Virgen, y por eso, en su honor, por la noche, cuando todo está en silencio y a oscuras, acampados y mandos recorremos el campamento con devoción rezando el Santo Rosario.

Esta procesión de antorchas va recorriendo los altares que con filial devoción ha preparado cada grupo en honor a Nuestra Madre. Entre misterio y misterio, se van entonando canciones a la Virgen.

En esta noche no hay más protagonista que la Reina del Cielo homenajeada por sus hijos. Todo esto nos recuerda con gran emoción al mismísimo Rosario de antorchas que se celebra en Lourdes.

    Rosario de antorchas

ORACIONES DE LA MAÑANA Y DE LA NOCHE

Todas las mañanas, en la formación para izar banderas, el Sacerdote dirigirá las oraciones de la mañana. De pie, delante del mástil en forma de cruz donde ondean las banderas, todo el Campamento eleva sus voces a Dios para agradecer el nuevo día, ofrecérselo por medio de la Virgen y pedirle las gracias necesarias para la jornada.

Del mismo modo ocurre todas las noches en la formación para arriar las banderas. El Sacerdote de nuevo iniciará las oraciones de la noche que todo el Campamento continuará para dar gracias a Dios por todos los beneficios recibidos durante el día y para pedir a la Madre del Cielo su protección por la noche.

Mástil